¡Cuidado con las velas!

No nos engañemos: no todas las velas son iguales, ni por aspecto, ni por aroma, ni por calidad. Es muy importante como consumidor saber reconocer una vela de calidad porque usar velas realizadas con materias primas no certificadas o de baja calidad resulta dañino para la salud. Basta considerar que una vela de 15 gramos (una T-Light), encendida en una habitación de 20 mq, es capaz de producir particulado y polvo fino equivalentes a un valor de ¡200 veces superior a los límites de seguridad ambiental aplicados en una ciudad como Milán cuando hay alarma de contaminación!

Tests efectuados en consumidores estadounidenses demuestran que una exposición al humo pasivo de una vela con mecha de plomo (4 horas al día durante una semana) eleva el nivel de plomo en la sangre hasta valores 13 veces superiores al límite consentido! Los efectos del plomo son debidos también a los solventes con plomo utilizados para crear perfumes. Además, las partículas de óxido de plomo y carbonato de plomo se acumulan en las paredes de la habitación, los sofás, etc., de modo que sus efectos cancerígenos se prolongan aún cuando la vela está apagada.

 

¿Cómo hay que comportarse entonces en la práctica cuando se elige una vela?

A continuación, algunas características en las cuales es aconsejable fijarse antes de comprar velas:

 

  1. PARAFINA REFINADA 100%: la parafina es una mezcla sólida de hidrocarburos saturados, que para ser considerada de calidad debe ser refinada 100%, para uso alimentario, e hidrogenada, para eliminar azufre, tolueno, benceno y otras sustancias tóxicas que de lo contrario acaban terminando en la vela y en los pulmones de quien está en la habitación.

  2. MECHA DE PURO ALGODÓN: Una buena mecha debe ser de puro algodón, no debe contener ni elementos extraños, como plomo o nylon, ni sustancias contaminantes. Rascando ligeramente con la uña la parte superior de la mecha, es posible comprobar si bajo una capa de algodón hay un fino hilo de plomo, nylon u otro material potencialmente dañino;

  3. CONTROLAR VELAS EN RECIPIENTES: a menudo, las velas contenidas en terracota, cristal o aluminio tienen la parte exterior coloreada y a veces perfumada, para atraer la atención del consumidor, mientras la parte posterior no tiene ni color, ni perfume, ni materiales de buena calidad. Basta sacar la vela de su recipiente para comprobar si la parte «escondida» es diferente de la visible.

  4. CERTIFICACIONES: escoger velas que tengan certificaciones, conformidad o respeten reglamentos internacionalmente reconocidos tal cómo RAL, REACH (Registration, Evalutation, Authorization of Chemicals)  e IFRA (International Fragrance Association).

  5. PRECIO: último punto, pero no el menos importante. En este sector, duele decirlo, un precio más alto es casi siempre garantía de mayor calidad. O, dicho al revés, ¡un precio muy bajo es siempre sinónimo de mala calidad!

En conclusión, siempre es mejor informarse y preferir las empresas productoras de velas que, como Cereria Terenzi, utilizan solo parafina 100% refinada, mechas de puro algodón, esencias 100% naturales y tienen certificaciones RAL, REACH  e IFRA.

(+569) 82975242

 

Encuéntranos en las redes sociales

  • LinkedIn Ecoitalia Spa
  • Facebook Ecoitalia
  • Twitter Ecoitalia
  • Instagram Ecoitalia